Autorretrato frente a un pequeño espejo en forma de sol

A toles persones qu’estudiemos Traducción na Universidad dixéronnos en dalguna ocasión que, nesti trabayu, hai que s’especializar. A munchos paeciónos una llocura, porque daba la sensación de que díbemos tar llimitándonos enforma al trabayar namás qu’en dos o tres ámbitos. Al cabo y al fin, si teníemos cursos de traducción lliteraria y técnica y científica y xurídica y quién sabe cuántes coses más… ¿aú taba’l problema?

El problema ye xustamente que, depués de la Universidá, aporta la vida. Y na vida too camuda constantemente. Nos mios primeros años como traductor, trabayé con testos perinteresantes: socioloxía, arte y instalación, filosofía… traduxi a autores como Irit Rogoff y Slavoj Žižek. Tamién dediqué varios años a la teoloxía, la inxeniería y los videoxuegos.

Responsabilidá y privilexu

Siempre hubo dalgunos sectores nos que quixi más nun trabayar, sobremanera con testos médicos. Si nun tengo la certidume de que puedo entregar una torna de máxima calidá, prefiero nun lo faver y, no posible, recomendar a un compañeru o compañera que sí pueda. Ye cuestión de responsabilidá.

Anguaño combino’l mio trabayu autónomu con un puestu nel equipo de llocalización de HubSpot. Esto perímiteme escoyer con cierta llibertá los proyectos nos que collaboro, más que nada porque nun dependo d’ello p’asegurar los mios ingresos. Por esti motivu, va unos años entamé a me centrar non n’ámbitos d’especialidá, sinón en combinaciones llingüísticas que puedo ufiertar y son poco comunes nel mercáu, principalmente con asturianu y esperantu.

Asturianu

La llingua asturiana alcuéntrase nuna situación anómala dientro del ordenamiento xurídicu español. Magar que la Constitución Española de 1978 diz, nel so artículu 3, que les llingües d’España «serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos», l’Estatutu d’Autonomía d’Asturies nun prevé la oficialidá del asturianu. Trátase d’una contradicción manifiesta y esti tema ye oxetu d’alderiques mui vivos na política y na sociedad asturianes y españoles.

Amás de numberoses irregularidaes y inclusive casos de discriminación a los falantes d’asturianu, ún de los resultaos d’esta situación ye una ausencia xeneralizada del asturianu en diferentes estayes de la educación. Asina, nun esiste formación específica en Traducción qu’incluya l’asturianu, sacantes dalgunos cursos de l’Academia de la Llingua Asturiana o delles asignatures puntuales na Facultá de Filosofía y Lletres. Por ello, el bayurosu trabayu de traducción qu’hai n’Asturies ye méritu de persones que, con munchu esfuerzu, asumieron la responsabilidá de tornar al asturianu lliteratura, software, lleis, cartelos y munchos más. Na mayoría de los casos trátase de profesionales de la filoloxía o del periodismu o inclusive d’aficionaos y aficionaes.

Dende la mio posición como traductor profesional, con formación y esperiencia, busco contribuyir a esti llabor, polo que nunca nun refugo una solicitú de traducción al asturianu. Amás de facer el Cursu de Capacitación pa la Traducción al Asturianu de l’Academia de la Llingua Asturiana, escribí’l mio trabayu de fin de máster precisamente sobre esti tema: Llingua asturiana y traducción: les particularidaes d’una llingua minoritaria.

Esperantu

De toles llingues artificiales que se crearon a lo llargo de la historia, l’esperanto ye, si non la más conocía, de xuru la más usada. En fama supéranlu seique les llamaes llingües artificiales artístiques, creaes como un elementu nun mundu de fantasía, por casu’l na’vi, el klingon o el dothraki.

Esti desconocimientu xeneral alrodiu l’esperanto y la so realidá actual lleva a una llamentable riestra de prexuicios, que nun fai falta enumerar. Más interesante ye destacar que se trata d’una llingua moderna, viva y perdinámica. Anque ye difícil facer un censu de la cantidá de falantes d’esperantu, nun hai dulda de que l’espollete d’internet contribuó en gran midía a la so espansión. Quiciás una de les estimaciones más series sobre’l tema seya la de Svend Vendelbo Nielsen, que calcula ente 60 000 y 180 000 falantes.

Al marxe de la cantidá de falantes que tenga una llingua, la traducción cumple un propósitu propiu. Nel casu del esperantu, ye cuásique una cuestión de principios: una llingua artificial concebida pa la comunicación ente persones que nun comparten un idioma lo que busca ye la igualdá d’oportunidaes. Claro qu’anguaño l’inglés ye lingua franca en tol mundu, pero quien nun lu tenga como llingua materna tará necesariamente en desventaya.

Comparto esta convicción profundamente y esi ye ún de los motivos polod que, si puedo, intento falar con cada persona na so llingua: d’esta manera busco averame a ella y da-y más ferramientes pa la comunicación. Tamién por eso toi siempre disponible pa traducir al esperanto. Amás, ye una llingua garrida y bayurosa, qu’ofrez innumberables recursos llingüísticos. Como amante de los idiomes, esto abúltame irresistible.